Quinta luna de Cosquin con los Cuatro de Cordoba

Quinta luna de Cosquin con los Cuatro de Cordoba

Los 4 de Córdoba celebraron en la quinta luna coscoína, de "voces del tiempo", 50 años con la música junto a invitados, en una noche en la que también se destacaron otros conjuntos históricos como Los Siempre Tucu y Los Carabajal, y que cerraron a pura chacarera Los Manseros Santiagueños.

La arenga de Claudio Juárez dio inicio a la velada, que el ballet Camin, junto a los directores del Ballet de Salta, Marina y Hugo a Jiménez, marcaron bailando el "Himno a Cosquín", frente a una multitud de más de 6.700 personas.

Los 4 de Córdoba arrancaron musicalmente la noche con "Juntos", e inmediatamente se les unieron en el escenario cuatro médicos, en referencia al verso "con tu guardapolvo de fino doctor" de su éxito "Zamba de Alberdi".

El doctor Julio Acosta contó, sobre la experiencia, que estaba "muy contento, muy emocionado de haber compartido con tres colegas que ejercen en Buenos Aires, y de cantar nada menos que lo más emblemático que hemos tenido los estudiantes que es 'Zamba de Alberdi'".

Los Nombradores del Alba, con Facundo Toro, interpretaron junto al conjunto cordobés "Zamba para olvidar", y luego "El Negro" Videla subió al escenario Atahualpa Yupanqui junto a Román Ramonda para destacar un sitio histórico de la ciudad, con "Ella y el bar Sorocabana".

El conjunto Destino San Javier estuvo como invitado para "Por qué será", mientras que Juan Germán Fernández y Alejandro Mondelo, de Las Pastillas del Abuelo lo estuvieron para "Canción de las simples cosas".

Además, Lucio "El Indio" Rojas acompañó en "De esas que te hacen llorar", La Callejera en "La jota", Guillermo Novelis, alias "La Mosca", en "Amándote" y Sergio Galleguillo en "Chumao y cantar".

El cierre del primer show de la noche llegó junto a Por Siempre Tucu, que se unió a Los 4 de Córdoba en "Candombe para José", lo cual puso al público de pie y a corear la canción.

Tras su presentación, los cordobeses contaron que se sintieron "un placer enorme", porque fue "una fiesta hermosa".

El grupo extendió "el agradecimiento a todos los amigos" que los acompañaron durante los 50 años de trayectoria.

Por Siempre Tucu volvió luego para su propia presentación, que puso a bailar a la Plaza Próspero Molina con los clásicos "Arriando caminos", "Zamba de amor y mar" y "Puerto tirol".

El espacio "Postales de provincia" estuvo representado por las delegaciones de Entre Ríos y Salta, que hicieron ambas un gran despliegue escénico.

Desde japón, los ganadores del Cosquín de ese país cantaron una chacarera y "Shima uta", que popularizó Alfredo Caseros en 2002 con motivo del Mundial de Corea-Japón.

El embajador de Japón en Argentina, Noriteru Fukushima, agradeció al intendente coscoíno Gabriel Musso por "todo su trabajo de relación entre los dos países".

Lucrecia Rodrigo y Ángela Irene presentaron su espectáculo "Pampas", en el que se destacaron los temas "Canción del Centauro" y "Como en antes".

Rodrigo señaló que había tenido una "premonición" de su encuentro con Irene.

"Creo que ha sido un poco una premonición y una bendición de Ángela, que tiene una trayectoria ininterrumpida de 40 años en el escenario de Cosquín, porque cantamos juntas en una iglesia aquí al frente y Ángela cerró diciendo 'ojalá que el próximo escenario que nos encuentre sea el Atahualpa Yupanqui', y acá nos encuentra.

Los Carabajal reavivaron las brasas de una noche que ya estaba encendida con "La telesita", "Holocausto indígena", "El buen lugar" y "Engañera", que tuvieron al público aplaudiendo y agitando pañuelos.

Kali Carabajal, uno de los integrantes originales del grupo indicó: " Me encanta estar en Cosquín, es el evento más importante del género folclórico. Cada vez que vengo hago un recorrido medio nostalgioso de todos los tiempos de los Carabajal, que venimos desde hace 52 años y crecimos al lado de Cosquín básicamente".

El conjunto realizó un homenaje a Jacinto Piedra, a quien describieron como "un personaje de Santiago que tuvo la desgracia de morir muy jovencito, que podría haber dado mucho más para la música nacional y sin embargo se ha frustrado su vida".

Martín Paz, ex miembro de Los Manseros e hijo del histórico Onofre, se presentó por primera vez como solista en el Festival, y emocionó con "Zamba de tu adiós" y "Eterno amor".

Minutos antes, había confiado que sentía, sobre la posibilidad de estar en el escenario con su padre, "una adrenalina muy linda, una felicidad de compartir un poco también su trayectoria, sus 60 años".

"Tener una posibilidad de estar en este escenario, en esta Plaza tan importante, todo artista quiere estar en Cosquín y yo tengo la posibilidad de hacerlo", concluyó el artista.

Nuevo Tiempo, el conjunto ganador de pre Cosquín en la categoría Conjunto Instrumental, desde Resistencia, Chacho, deleitó con su virtuosismo musical y auguró el final de la noche.

Minutos después de las dos, ante un aplauso ensordecedor, Los Manseros Santiagueños se adueñaron de la Plaza Próspero Molina.

El grupo de Santiago del Estero invitó a Florencia Paz, hija de Onofre y hermana de Martín, y también a Marcela Morelo a cantar con ellos.

Con "Eterno amor", esta vez cantando por Onofre y "Entre a mi pago sin golpear", entre otros temas emblemáticos, el grupo cautivó a la gente y puso a bailar a todos, a pura chacarera hasta pasadas las 3.

Noticias por artista